viernes, 2 de diciembre de 2011

Subconsciente.

Estoy bien, o por lo menos tratàndome de convencer de eso. Hasta ahora no hay nada que pueda hacerme mal, no sè, es mi subconsciente que en los momentos de màs felicidad trata de buscar cosas para hundirme, no puedo luchar contra mi, no puedo hacer nada.
No sè si tendrà que ver con 'eso', me han dicho que me de una oportunidad, me dijeron que suelte esa pared gigante que hay entre mi y mi corazòn, que deje de protegerme de algo que no me hace daño. Si, eso dicen, que no hace daño; a mi parecer hace màs daño de lo que puede curar cualquier cosa. En fin, de cualquier manera amo mi pared, la ùnica vez que la tire abajo me arrepenti y no volvì a darme una oportunidad, no se si tiene que pasar algo para que se caiga sola o si tengo que dejar de hacer fuerza para mantenerla viva. Eterna lucha entre las posibles cosas que pueden salir bien y las posibles cosas que pueden salir mal.
Esta pagina era para desahogarme pero desde que pasò, nunca lo hice, siempre tuve miedo. Nunca voy a encontrar las palabras justas para hacerlo, nunca las exactas. En realidad ya no me importa, lo hago porque necesito dejar atràs toda esta historia, empezar un nuevo año, nueva vida, y otros puntos de vistas.

Amanecì loca en este desastre, la mùsica lo empeoro, nadie tenia un consejo porque nadie sabia lo que me pasaba, creo que nunca se lo conte a nadie. Lo que 'eso' me hizo, ni siquiera puedo nombrar ese sentimiento del asco y los recuerdos que me trae, desesperaciòn. Nostalgia.
Me estoy explicando como si odiara todo lo que me pasò, pero es que mi subconciente solamente me muestra lo peor del recuerdo, esto es nuevo. Tuve que esperar 3 meses para poder abrirme. Voy a inventar lo que sea para que no pase de nuevo, serà un acto de lo màs egoìsta pero si tengo que hacer sufrir a alguien para que yo siga con mi sonrisa diaria, tal vez lo haga.
No quiero nada para olvidarme sin embargo, es pura ironìa, pero de verdad hay cosas que no quiero olvidar.
Poniendo las cosas en su lugar me doy cuenta de lo mucho que esto me marco, de lo diferente que me hizo, tambièn màs fuerte, fuerte de la peor manera y de la mejor.
Seguro no fui la que peor quedo, pero fue horrible vivirlo desde acà. Se sintiò como ser un agujero negro, se sintiò ser la persona màs bipolar del mundo, tan verano-invierno, tan de cabeza, tan rebuscada, tan histèrica. TANTOS AUTO-BOICOTS, le voy a echar la culpa a mi subconsciente solamente para no sentirme de nuevo asi, para que no recaiga el 100% de la culpa en mi. 

Lo peor fue pensar que era algo exclusivo de la situaciòn, recièn hoy me entero que lo voy a tener toda la vida hasta que haga algo al respecto. 
Que difìcil va a ser poner 'publicar' despuès de todo esto. 
Decir que no quiero ser asì y a los cinco minutos convencerme de que asì estoy bien es tan detestable, tendrìa que haberse dado cuenta desde un principio que vengo con un cartel de PELIGRO en la frente, nada va a cambiar, siempre va a ser igual. No sè como convencer al resto de que soy asì, de que ellos tampoco me van a poder cambiar. 
Nunca escribì algo tan idiota, pero lo necesitaba.

Es sòlo mi corazòn que es màs tòxico que mi vida.




















Now listenin': Pastillitas del olvido.

1 comentario:

Paola dijo...

no es para nada idiota lo que escribiste.
lo único que se me ocurre ahora es que "nadie te va a dar el mejor consejo que el propio trascurso del tiempo."